¿QUIÉNES SON LOS ESTAFADORES: LAS COMPAÑÍAS ASEGURADORAS O LOS ASEGURADOS?

Publicada el 19/02/2014

Sorprende como las aseguradoras  están  expandiendo  la idea de la cantidad de fraudes que se cometen en la actualidad en relación a los accidentes de circulación a través de televisión, prensa, etc. Hoy mismo lo he podido ver en el telediario como aparecían varias personas, las cuales habían sido grabadas por detectives de las compañías,  circulando en moto, yendo al gimnasio, etc, y que  estaban de baja médica  o habían solicitado una incapacidad como consecuencia de un accidente. Aparecía  además después un tipo elegante de la compañía, serio, con  gomina (“tipo banquero”), advirtiendo que hacer este tipo de cosas puede incurrir uno en un delito de estafa y que las penas pueden ser de prisión, y bla, bla,bla

 

Pero lo que callan (lógicamente) es la nueva “teoría” que  aplican las compañías  para no abonar los daños físicos en accidentes de circulación, “los impactos a baja velocidad”.

 

 En los muchos accidentes de tráfico que este despacho ejerce la defensa de los lesionados, si  el vehículo de estos  carece de  importantes daños materiales, las compañías  se niegan a abonar indemnización alguna y en muchas ocasiones hay  que acudir a los Tribunales para desmontar esta patraña. Alegan   "inexistencia de relación de causalidad entre los daños materiales sufridos por los vehículos y las lesiones sufridas por los ocupantes de los mismos".

 

Según las compañías, si el vehículo no tiene daños importantes, los ocupantes no pueden sufrir lesión alguna. Sus peritos médicos, biomecánicos, etc, se dedican a dar charlas a este respecto para ir expandiendo esta idea, los cuales lógicamente están muy bien pagados por estas grandes multinacionales.

 

Esto es radicalmente falso, existen estudios que avalan que el hecho de que el vehículo no tenga daño alguno no implica que sus ocupantes no puedan tener lesión. Incluso  nuevos estudios muestran que una velocidad de 2,5 km/h puede llegar a generar lesiones cervicales.

 

Me pregunto yo entonces ¿quién está estafando?

 

¡No se quede con dudas y pregúntenos!

Contactar